miércoles, 29 de octubre de 2014

EL TAROT DE MARSELLA





RESERVA TU LECTURA DE TAROT
 
Fautriers, un ilustrador marsellés de mediados del XVIII, diseñó lo que se podría considerar como la última edición del Tarot, modificada sólo en pequeños detalles -sospechosos de fantásticos en buena medida- por Stanislas de Guaita y Oswald Wirth. Pero es indudable que no es Fautrier el creador de esta vasta simbología, sino una suerte de codificador de lo que cuatrocientos años de artesanía colectiva pusieron entre sus manos.

Casi dos siglos antes del trabajo del marsellés, Garzoni conoció un Tarot poco menos que idéntico (las series eran denominadas monetae, xyphi, gladii y caducei, y al valet o sota se lo describía como El Viajero); al tarocchino, de Francesco Fibbia, sólo le faltan 16 cartas de menor importancia (del dos al cinco de cada palo) para gozar de parecida similitud, y el llamado «tarot de Besançon» presenta apenas una diferencia de tipo mitológico: el reemplazo de los arcanos II y V (La Sacerdotisa y El Pontífice), por las figuras de Juno y Júpiter.

Existen variantes más significativas, como el Minchiate florentino, que a mediados del siglo XV ofrecía una colección de 95 naipes, de los cuales cuarenta eran arcanos; o el juego denominado Trappola, al que no puede considerarse propiamente un Tarot ya que, al margen de faltas menores (no tiene reinas, ni los números del tres al seis), carece de arcanos.

El más famoso de los competidores del Tarot es, sin duda, el atribuido a Mantegna llamado también Cartas de Baldini. Son cincuenta arcanos, divididos en cinco series de diez naipes cada una, y su tendencia enciclopédica lo relaciona más con el carácter pedagógico del naipe chino (Mil veces diez mil), que con la evolución de la baraja occidental. Así, la primera de las decenas marca la jerarquía de las clases sociales (mendigo, sirviente, artesano, comerciante, gentilhombre, caballero, duque, rey, emperador y Papa); la segunda representa a las nueve musas, complementadas por Apolo; la tercera alude a las ciencias, y la cuarta a las virtudes. La quinta serie, finalmente, incluye los siete planetas, la octava Esfera, el Primer Móvil, y la Primera Causa. Wirth -que conoció dos ejemplares de las Baldini, de 1470 y 1485- asevera que su autor, neófito en materias esotéricas, intentó ampliar y mejorar por su cuenta un modelo de Tarot que le parecía insuficiente e incomprensible, rellenando estas supuestas carencias con concesiones a la filosofía de la época.

El tarot es un medio de videncia con 78 cartas llamadas arcanos, que usadas por expertos videntes para la videncia se plasma la historia de la hombres en el pasado, tiene muchos significados y muchas formas de estudiarse.

Fautriers, fue sin duda el padre del actual Tarot, un marsellés de mediados del XVIII, diseñó lo que se podría considerar como la última edición del Tarot, modificada sólo en pequeños detalles.

Fue creado después de que en Alejandría fuera quemada la biblioteca donde estaba todo el conocimiento de la historia de la humanidad, se juntó los sabios del mundo y acordaron conjuntar ese conocimiento perdido y ponerlo en tablillas que no fueran fácilmente interpretada ni descifradas, y así proteger su gran valor.

Y así el Tarot fue dividido en dos partes: La parte sagrada o espiritual que son los Arcanos Mayores que son 22 y la otra parte profana que es la más comúnmente conocida como Baraja Española, pero fue hasta el siglo 17 que en Europa se hicieron estudios muy profundos y se unificaron las dos partes y así se da a conocer el mazo de 78 cartas tal como hoy en día se le conoce




Si te ha gustado este ÁRTICULO, puedes hacer clik en ME GUSTA, en + 1 y de compartirla en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

miércoles, 3 de julio de 2013

Tirada del Árbol de Lukor

El origen de esta tirada es muy incierto; al parecer su inventor fue un mago y alquimista del Renacimiento. Por su sencillez nos permite, en base a cinco cartas, conocer la situación pasada, presente y futura, de aquello que demandemos y además, las respuestas se pueden ampliar convenientemente en función de las dudas del consultante.

Para la realización de esta tirada, el cartomante barajará las cartas y las entregará para cortar al consultante, luego volverá a agruparlas y extendiendo el mazo boca abajo en forma de abanico se le pedirá al consultante que formule su pregunta en voz alta y que tome cinco cartas. Manteniendo el orden en que han sido extraídas se colocarán sobre la mesa de frente al consultante, de izquierda a derecha, debiendo interpretarse de la siguiente manera:

Carta 1: Pasado Lejano: Nos hablará de las circunstancias vividas por el consultante y que forman parte de su experiencia de vida.

Carta 2: Pasado Cercano: Esta carta marcará también las influencias que ha tenido a corto plazo el consultante y que le conducen a la situación que está viviendo ahora.

Carta 3: Presente o Momento Actual: También es una carta que nos habla del consultante, es su presente pero también la carta que le representará.

Carta 4: Futuro Cercano: Indica los próximos pasos que deberá seguir el consultante, así como la forma en que irán viniendo los hechos dentro de un futuro cercano.

Carta 5: Futuro: También conocida como futuro lejano, esta carta tendrá que ser siempre interpretada como una continuación de lo que nos marque la carta número 4.
Una vez establecida la tirada, podremos ampliar cada una de las respuestas de las diferentes cartas con la tirada de otras dos debajo de cada una de ellas. En este caso, colocaremos por debajo una carta a la izquierda y otra a la derecha, entendiendo que la de la izquierda nos marcará las situaciones negativas, es decir los problemas, dificultades y situaciones de compleja resolución.
La carta de la derecha nos estará indicando los aspectos más favorables y de apoyo para el consultante. Esta ampliación sólo se podrá realizar con las cartas 1,2,4 Y 5, en el caso de la carta número 3, la que representa al consultante, si deseamos ampliar conocimientos, deberemos tirar tres cartas, a las que vamos a definir A, B Y C.
La carta A indicará las cualidades más positivas del consultante. La carta B nos estará hablando de lo negativo del consultante, es decir de aquello que le impide evolucionar. Finalmente la carta e nos estará hablando de las cosas que tiene que modificar de inmediato.




Tirada del Árbol de Lukor

PARTICIPAR EN ESTE BLOG