XIV - LA TEMPLANZA

Expresa la serenidad del espíritu que sabrá levantarse por encima de las miserias humanas.

Derecha: En rasgos generales, la entenderemos como muy positiva, es signo de moderación, de paciencia, de capacidad de adaptación, confianza en uno mismo, nos habla de un carácter práctico que sabe adaptarse a los acontecimientos y que cuenta con la fuerza suficiente para vencerlos si son adversos.

Es también una figura familiar, tal vez la materna, irradia por ello confianza y serenidad, se consolidarán nuestros proyectos, no quiere representar a una persona ambiciosa, pero tal vez en ella el que busca el oráculo encontrará armonía.

Invertida: Puede darnos a entender que existen obstáculos en nuestro camino, puede ser una persona idealista que está trabajando en un proyecto irrealizable y que talvez sea bueno replantearlo.

Hostilidades, incomprensión mutua, soledad.