El Tarot a traves de la Historia

Desde tiempos muy remotos la lectura de cartas de tarot ha intrigado y fascinado a la naturaleza humana. De allí su popularidad y su gran versatilidad de aplicaciones. Meditación, predicciones, sanaciones y crecimiento personal son algunos de los usos dados a la cartomancia por la humanidad a través de la historia.

Hace ya más de 500 años que la tradición de la lectura de cartas de tarot es transmitida de generación en generación. Los métodos modernos de adivinación y predicción están claramente basados en este arte de sabiduría antiquísima, cuyo origen es atribuido a la civilización egipcia. Tal es la influencia del tarot en las distintas sociedades, que el mazo de cartas que utilizamos para los populares juegos de mesa, está inspirado en las figuras exhibidas en las cartas de tarot.

Aunque la historia y el origen de la lectura de cartas no están aún fehacientemente definidos, muchos historiadores y especialistas en cartomancia acuerdan con adjudicar los inicios del tarot en las regiones de China, India o Egipto. Sin embargo, manifestaciones del tarot más antiguo datan del siglo XV, en España, Francia e Italia. Según las evidencias históricas con las que se cuenta al presente, la lectura de cartas de tarot se usaba para interpretar diferentes situaciones y aspectos de la vida diaria, así como también virtudes de la condición humana, como la prudencia y el temple. Se cree que, en sus comienzos, el tarot no era utilizado con fines predictivos, sino meramente lúdicos.

El tarot tradicional fue adaptado a estilos más contemporáneos, como el Rider-Waite, el Crowley Thoth, el Cagliostro o el de Acuario, considerados los más elementales y clásicos en el arte de la cartomancia moderna. Estas barajas están inspiradas en bases exclusivamente históricas y son ideales ara aquellos que incursionan por primera vez en la lectura de cartas. Los naipes para el tarot Rider-Waite fueron diseñados en el año 1909 por una artista llamada Pamela Coleman Smith, siguiendo las instrucciones de Arthur Edward Waite. El mazo consta de 78 cartas, 56 corresponden a los arcanos menores y 22 a los mayores. Hasta la aparición de esta clase de cartas, los naipes de tarot no le asignaban imágenes a los arcanos menores. Este mazo fue revolucionario y se convirtió en el más popular, elegido tanto por principiantes como por estudiantes de tarot avanzados.

En nuestros días, la lectura de cartas de tarot constituye un medio muy difundido y consultado para obtener vaticinios y consejos a la hora de enfrentar las situaciones desafiantes con las cuales la vida nos pone a prueba día tras día. Es por ello que conocer los orígenes del arte de las predicciones puede resultarnos de gran utilidad para elegir la más adecuada de las distintas prácticas de tarot.

Jesus Ontivero
www.TarotGitano.com
jesus.ontivero@yahoo.com