Los arcanos personales III parte


Cada uno de los Arcanos Mayores del Tarot contiene una información simbólica que opera como canal entre el inconsciente y el consciente. Representan una lección de la vida que todos tenemos que aprender para elevarnos por encima de las necesidades materiales y así alcanzar un dominio total sobre nuestra propia y singular existencia. Cada Arcano Mayor del Tarot es una prueba que hay que superar, un desafío que solventar.

La personalidad de cada arcano mayor

1. El Mago:

Son personas de talentos mágicos para la comunicación y habilidad natural para motivar a los demás a través de su expresión.

Entre los magos encontramos maestros, consultores, publicistas, músicos, etc.

2. La Sacerdotisa:

Aman el equilibrio y la armonía. Personas altamente intuitivas y con clara percepción.

Tienen dones naturales para aquellas áreas en la que su visión sea de utilidad como el asesoramiento, los diagnósticos, y las negociaciones.

3. La Emperatriz:

Representa la capacidad de amar, nutrir y sanar a través de sus cuidados. Su naturaleza es profundamente amorosa y protectora.

Dones para la medicina, veterinaria, jardinería, artes culinarias.

4. El Emperador:

Están dotados para liderar, para relacionarse con el poder. Sólo respetan a los capaces y fuertes.

Capacitados para el trabajo independiente. Dones para la ingeniería, la construcción o el trabajo con el exterior.

5. El Sumo Sacerdote:

Valoran profundamente la familia, y crean a su alrededor un sistema familiar. El aprendizaje y la enseñanza son temas cruciales en sus vidas.

También ayudarán a las personas en su trabajo interno.

Dotes para la enseñanza.

Excelentes consejeros.

6. Los Enamorados:

Personas dotadas para relacionarse bien.

Siempre se les presentan dos oportunidades al mismo tiempo y les cuesta decidir.

Fina sensibilidad para las artes.

Poseen dones naturales para trabajar con gente, especialmente en las áreas de psicología y relaciones públicas.

7. El Carro:

Cuantas cosas pueden hacer al mismo tiempo es el desafío que la gente del Carro más disfruta. Aman los viajes y la aventura.

Valoran la familia y el hogar por ser puerto seguro.

Aptos ara toda actividad que no indique rutina.

8. La Justicia:

Desean que todo sea claro, simple y directo. No toleran las intrigas ni la falsedad.

Siempre están buscando el equilibrio.

Dones naturales para la investigación, o actividades que le simplifiquen la vida a los demás.

9. El Ermitaño:

Aman la soledad y la quietud.

Pueden estar en grupo siempre que tengan su espacio.

Cautelosos y confiables.

Grandes meditadores de temas profundos.

Dones naturales para organizar y sistematizar tareas.

Ayudar a los demás como filósofos, psicoanalistas, bibliotecarios, investigadores.

10. La Rueda de la Fortuna:

Son creativos y originales.

Particularmente flexibles.

Pioneros, futuristas, tienen un sexto sentido para reconocer las oportunidades creativas o financieras. Tienen una enorme fe en sí mismos.

11. La Fuerza:

Son personas muy creativas, se sienten atraídas por la actuación o las artes expresivas.

Son carismáticos, brillantes, y poseen la capacidad para correr riesgos.

Tienen una enorme fe en sí mismos.

12. El Colgado:

Personas que no soportan verse limitados o reprimidos.

Tienden a liberarse de las limitaciones impuestas.

Son buenos ayudando a otros en estas contiendas.

Profesionales afines con estas áreas.

13. La Muerte:

Personas comprometidas con la transformación y el cambio.

Trabajan el desapego, se cuidan a sí mismos y a los demás.

Son dotados para ayudar a otros en procesos de divorcio, asumir pérdidas de seres queridos, etc.

Establecen relaciones profundas pero tienen la habilidad de saber soltar aquello que ya no funciona.

14. La Templanza:

Son visionarios, ya que saben cómo combinar elementos de un modo original.

Estas personas necesitan negociar y cambiar elementos en lugar de adoptar posturas fijas.

El trabajo en redes es muy adecuado a su temperamento.

15. El Diablo:

Personas prácticas y productivas.

Saben como pasarla bien.

Ven las cosas tal como son.

Tienen sentido del humor.

Son buenos para todo lo que se propongan.

16. La Torre:

Tienen talento natural para renovar y restaurar.

Confían en que las crisis llevan a derrumbar lo que debe reconstruirse.

Son buenos arquitectos o diseñadores de ideas.

17. La Estrella:

Son personas radiantes y con seguridad en sí mismas.

Es posible que su labor se destaque entre los demás, pues este símbolo está asociado con la fama y el reconocimiento.

18. La Luna:

Son personas con fuerte magnetismo personal y gran romanticismo.

Desconfiados, temen que los lastimen, y les cuesta entregarse.

Tendrán que pasar por varias desilusiones a lo largo de sus vidas.

19. El Sol:

Personalidad brillante.

Motivadores de trabajos en equipo.

Originales y creativos, necesitan trabajar con gente con su misma energía. De lo contrario funcionarán como soles y los demás alrededor.

20. El Juicio:

Perceptivos y reflexivos.

Personas rígidas.

Buenas en tareas como evaluar situaciones, leyes, etc.

21. El Mundo:

Aventureros y constructores, aman la aventura y los viajes.

Tienen habilidad natural para reciclarse a sí mismos.

Necesitan trabajar en tareas que no los restrinjan en nada.