En Tarot: El Papa


Un hombre anciano, sentado, con la derecha levantada en gesto de bendición o enseñanza y con la izquierda sosteniendo la triple cruz, símbolo de la fuerza creativa en la esfera divina, intelectual y física. El Papa transmite la sabiduría tradicional e inicia al hombre en los secretos de antiguas enseñanzas de las cuales posee las claves (San Pedro, guardián de las llaves del Paraíso). 

A través de su inspiración, los lazos que unen al hombre se renuevan y reinterpretan constantemente.Es el aspecto lunar de la fuerza masculina y se corresponde con la Papisa como positivo con negativo. Arrodillados a sus pies hay dos obispos tonsurados señalando en direcciones opuestas: simbolizan a dos opuestos perfectamente complementados, el consciente y el inconsciente, de los cuales el Papa es intermediario. (psicoanalista, consejero, confesor, confidente).:
  • Simbolismo esóterico: Principio creador, Autoconciencia, Movimiento continuo, Habilidad oral, Voluntad, Magia y dominio.
  • Tiempo en la carta: Mañana. Primavera. Abril. Martes o miércoles. Signo de Aries.
  • Lugares: Calles, plazas, estadios, pistas y campos de deporte.

Significados adivinatorios en tiradas generales

  • Significado adivinatorio al derecho: sabiduría, solución a los problemas matrimoniales o de pareja, el perdón.
  • Significado adivinatorio invertido: imprudencia, un mal consejo, falta de comunicación, despreocupación.

Significados adivinatorios en tiradas concretas

  • En lo concreto: Reflexiones certeras que forjan futuro. Espiritualidad volcada a la materia, inteligencia practica.

  • En trabajo: Con habilidad y prudencia se las ingenia para esforzarse lo menos posible en el trabajo.
  • En dinero: Fluye generosamente, mientras disimula no tenerlo.
  • En amistad: Falsedades, hipocresías, cobardías a la hora de la verdad.
  • En familia: Relaciones distantes en donde reina la incomprensión y el escaso intercambio.
  • En salud: Cuidar los huesos y la parte superior del tronco.
  • En amor: Los sentimientos son poco apasionados, si bien con mucha educación y respeto, hay distancias vivenciadas intensamente por falta de calidez.