lunes, 5 de diciembre de 2011

De los orígenes del Tarot Egipcio


El horóscopo egipcio se basa en la astrología, que ha jugado un papel vital en todas las sociedades más importantes del mundo desde sus inicios.

Su influencia puede ser vista en todo el mundo y para hablar de la historia de esta creencia común debemos remontarnos a los griegos. Sin embargo, investigando más, debemos ir hasta los egipcios, quienes tienen mucho más que ver en este mundo.


La magia en el antiguo Egipto era especial y única. Sus conocimientos traspasaban el mundo físico, hablando de los muertos y de los misterios de los cielos. Por ello, fue la piedra angular de su civilización.

En el esquema mnemotécnico de la Edad Media, para ayudar a recordar la sabiduría egipcia, se utilizaro las cartas del Tarot, donde se recogen todas las posibilidades de conducta.

Las cartas nos muestran pautas de comportamiento que engloban prácticamente todos las situaciones que puede vivir una persona.

El Tarot Egipcio fue el Oráculo de los Faraones, el cual fue escrito en el Gran Libro de Thot, un papiro sobreviviente a muchas catástrofes. En este documento, se relata la historia de un objeto volador que viene de la constelación de Sirio, en el cual vinieron siete sabios para traer el conocimiento a todos los pobladores de la tierra.

Este papiro desapareció, pero cayó una copia en las manos de los descendientes del faraón Ramsés II. Todos los aspectos físicos y metafísicos fueron resumidos en 78 figuras, las cuales representan cada una de las figuras del tarotismo.

Estas imágenes contienen la esencia vital de todo cuanto el hombre puede conocer o intuir, sintetizando las enseñanzas morales y que van más allá de este mundo que puede acumular el pensamiento del hombre a lo largo de su historia.

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG