Tarot Evolutivo, "No se ocupa de leer el futuro, sino de sanar el presente"


Es una herramienta única para descubrirnos, liberar nuestra imaginación y comenzar a evolucionar. La práctica continuada del Tarot despierta la Magia Personal, un estado que alcanzamos cuando superamos hábitos limitantes, celebramos nuestro don personal y lo compartimos con el mundo que nos rodea.


Con el Tarot Evolutivo podemos abordar situaciones que nos preocupan y tratar de dar respuesta a bloqueos (intelectuales / emocionales / creativos-sexuales / materiales), desde una perspectiva más amplia que la meramente “racional”, gracias a la comunicación con nuestro inconsciente que a través de las cartas nos manifiesta su mensaje.


“El Tarot Evolutivo no se ocupa de leer el futuro, sino de sanar el presente”


Es difícil dar un nombre a algo tan vasto como el universo de los arquetipos y los símbolos. También es difícil sintetizar y hablar tanto desde el corazón como desde la información adquirida. Tengo la impresión de intentar desmadejar un ovillo largo… tan largo como es el tiempo en el que el Hombre vive en este planeta.

Conocimiento… todos lo tenemos, en mayor o menor grado, ya que somos iguales. Nos ha parido la misma Madre Universal y nos ha engendrado el mismo Padre Universal. La proyección de nuestro nacimiento está encaminada a realizar el mismo “viaje mítico”, que es el encuentro con el “ser” verdadero. Entre tantas vías desplegadas al uso por los hombres, parar acceder al “tesoro interior”, el Tarot es una de ellas.

También es cierto que los caminos de realización o encuentro con la Esencia están cuajados de arribistas, que se aprovechan de la necesidad y debilidad humana para medrar. 

Alcanzar poder o simplemente bienes económicos. Se da en el aspecto espiritual. Se da en el aspecto psicológico y también en la sanación de enfermedades. El Tarot también se ve contaminado por tales prácticas. El uso cartomántico de la baraja del Tarot, nada tiene que ver con la utilización anímica de la misma. La diferencia no es solamente de estilos, sino de introspección, de entrega de orientación real. 

En el uso adivinatorio de las cartas del Tarot, el consultante es un mero espectador de la habilidad del cartomántico para seducir la consciencia del consultante. Éste otorga poderes a la persona que supuestamente le “adivina” tanto el pasado como el presente, y sugiere y condiciona de alguna manera el futuro. Desde mi punto de vista es una impostura derivada de la candidez, debilidad e ignorancia del consultante. 

Y no está exenta de peligros. La “alegría” vaticinadora de sucesos negativos o de situaciones complejas puede llevar al consultante a inconscientemente , llevar a término tal suceso. Además de poder crear dependencia psicológica , ante la creencia de que uno encuentra una persona que puede “ver” a través de uno mismo.

Bien distinto es el uso del Tarot cómo camino evolutivo. Una luz que ayude a un ser humano a encontrar orientación sobre su origen y devenir. A conocer sus recursos como ser humano y persona. A adquirir más claridad. A descubrir potenciales escondidos. A darse cuenta del mundo interior y del que le rodea en todo su ámbito. Percibiendo que no es un ser separado del entorno sino totalmente contingente. También el Tarot le puede ayudar a expresar anhelos o ver la manera de encarar diferentes situaciones vitales, que si no se perciben con más alma nos puede destruir nuestra fe en la vida.

Alejandro Jodorowsky, llama a éste enfoque de utilización del Tarot, “Tarot Evolutivo”. Su práctico, erudito, poético y experimentado enfoque, junto con la documentación aportada por la gran inteligencia intuitiva y creatividad de Carl G. Jung germinaron en mi interior. Han despertado lo que quizás “ya sabía”. Con anterioridad había buceado en otras fuentes, pero confieso que existe una tendencia un tanto personalista en interpretaciones, a veces bizarras, tanto acerca de lo que cada carta puede significar, o cómo se deben de utilizar. Y existe tal tamaña cantidad de documentación y diseños de cartas, que evidentemente, o bien todos son los verdaderos o ninguno lo es. 

Lo curioso es que siguiendo la teoría de la “sincronicidad” de Carl G. Jung, todos aquellos enfoques que me inspiraban credibilidad estaban relacionados con el Tarot de Marsella. Por ello, me he “entregado” a su magia y su luz. Y esto es lo que os muestro, y espero que primero os interese y luego os sirva de ayuda.

Las cartas del Tarot nos desvelan cómo, para desarrollarnos, el hombre necesita, tanto del duro aprendizaje, de su propio escarmiento, como de momentos de desesperación o de euforia, de alegría o de tristeza. De amor intenso o de odio. Debemos integrar lo positivo y lo negativo. Mirarnos en todas las imágenes posibles. Ahondar en lo más oscuro de nuestra sombra pero también subirnos a lomos de nuestro “Angel Guardian”. Nos atreveremos a ser “Diablos” o a montar en un “Carro” de conquista. Nos encerraremos en una “Morada Mística” y quizás nos perderemos en la Noche Oscura del Alma buscando desesperadamente el reflejo de “La Luna”.

El Tarot evolutivo

  • ES una baraja de cartas para desarrollar la creatividad.
  • ES un medio para elevar la conciencia y el auto conocimiento.
  • ES un espejo donde verse reflejado uno y su vida.
  • ES una herramienta para meditar.
  • ES un medio que ayuda en las decisiones.
  • ES un medio terapéutico y sanador del alma, cuerpo, mente.
  • No es una religión (Ni esta en contra de ninguna).
  • No es una secta, ni grupo o movimiento.
  • No es magia, embrujo ni amarre.
  • No es un elemento del Diablo.
  • No predice el futuro. Te orienta en el presente para que tú puedes crear tu futuro


Si te ha gustado esta ORACIÓN, puedes hacer clik en ME GUSTA, en + 1 y de compartirla en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.