El Tarot Maya I Parte


Las antiguas civilizaciones Mayas y Aztecas percibían al mundo y el cielo sostenidos en cada uno de los cuatro puntos cardinales por un árbol sagrado, cada uno de un color diferente. Creían que las actividades de los Dioses y sus poderes actuaban a través de los puntos cardinales, moviéndose en el sentido contrario de las manecillas del reloj y empezando por el Este. Estos conocimientos les llevaron a desarrollar una compleja astrología y a aplicarlos en sus sistemas de adivinación.

Los tarots mayas son los tarots rituales originarios de la tradición del pueblo Maya y ligados a su calendario escolar, el Tzolki. Los Mayas vivieron en América Central y especialmente al norte del Yucatán, entre los años 1500 y 200 a.C. Su cultura artística e intelectual fue muy rica y los tarots sacados de sus tradiciones revelan esta diversidad. Este Tarot te desvela tu futuro a corto plazo.

Este Tarot Maya llamado Xultún consta de 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores, fue creado por Peter Balin en 1976. En este Tarot se procura reproducir las costumbres de los antiguos Mayas, lo hacen por mediación de un gráfico muy sugerente y seductor, tanto que las 22 laminas que forman los arcanos mayores juntas forman un gran fresco de una escena continua, en esta los motivos están inspirados de los dinteles de madera de los tiempos de Tikal. Los 22 arcanos mayores al juntarlos forman una sola imagen.

A esta imagen se le llama el libro de fuego de los niños y representa el viaje del alma. También  parece reflejar las leyendas de Don Juan, un brujo yaqui, tan misterioso como cautivador. Cuando usas este tarot es como tomar una foto momentánea de tu ser y en donde estas en este viaje. Los 56 arcanos menores en cambio, difieren un poco más.

Si bien existen los 4 palos de la baraja como en el Tarot, copas, espadas, jades u oros, bastos (14 de cada); las figuras se representan por 4 figuras diferentes como son: Señores, Damas, Guerreros y Sirvientes.

Las cartas se muestran libres tanto de textos como de marco. Cada una en su carácter de individualidad muestra un aspecto del Todo. Por ello no están delimitadas por ningún marco. Sin esa cualidad, no podríamos percibir el cuadro, la imagen, la pintura, el viaje -nuestro viaje- en su totalidad. A fin de cuenta, nos da la oportunidad de percibir las partes a través del todo o el todo a través de las partes.

En la parte inferior de la carta, sobre una banda negra, aparece escrito el número de cada carta y el nombre. Sobre dicha banda se encuentra el símbolo astrológico de la carta, es decir su correspondencia con la astrología. Cada una con un color de fondo distinto.