martes, 8 de enero de 2013

Significados Tarot Osho Zen II parte

El tarot Zen de Osho es un excelente juego de cartas repleto de simbolismo que, al contrario del resto de barajas tradicionales, nos ofrece el reflejo del momento de la consulta sin predicciones ni juicios, sino como una llamada al despertar sintonizándola con la intuición y la sensibilidad. 


6.      Amantes: En esta carta se nos muestra una vez más ese punto luminoso que nos lleva al origen de todo: Dios. Además podemos ver un hermoso corazón con alas y flores; y una pareja que se penetra con la mirada porque no tienen nada que ocultarse el uno al otro. Osho nos habla de las diferentes fases del amor.
Nos dice que se inicia con el sexo, pero que debe seguir avanzando. En esta carta la pareja se está mirando como si se contemplara uno mismo en el espejo. El amor verdadero ayuda a entendernos y entender al otro. La pareja se encuentra totalmente suelta, nada externo les une, sino su propio amor.
Un amor que no se cierra en sí mismo sino que se expande universalmente. Osho establece una diferencia entre el sexo, el amor y la compasión y los ve como un progreso al que uno debe tender. La compasión entendida no como un sentimiento de lástima por quienes sufren, sino como un acto de amor y comprensión total por el otro como parte de uno mismo.




7.      Conciencia: La carta de la Conciencia del Tarot Osho es la representacion de la inmortalidad espiritual en nuestras vidas. Cuando observamos nuestra vida vemos que venimos de lo desconocido para seguir el camino hacia el mismo punto sin conocer. Vivimos una tras otra de nuestras vidas viendo como la única parte que cambia es la física, el cuerpo muere pero el espíritu no.
De la misma manera sucede con el marco material que rodea nuestras vidas, nuestros hogares, nuestras ropas, nuestra mente y nuestros cuerpos envejecen y envejecerán. Pero es tu conciencia conocida en el Budismo como la "no mente" lo que perdura para siempre. Es esa esencia de cada individuo que perdura más allá del tosco tiempo de nuestras rutinas. Esta carta de Conciencia te lleva a un claro momento de reflexión, para que mires dentro de ti, para que analices tu situación y que compruebes por ti mismo la realidad de tu vida.
El camino del Zen nos muestra a la vida como una gran escuela de aprendizajes, una vez que el individuo logra adquirir la conciencia encuentra la luz, y ya no necesita regresar más y pasa a vivir su última vida.


8.      Valor: Esta carta de este Tarot de Osho Zen demuestra un comienzo, el comienzo de un camino largo, es cierto algo que no se conoce no trae consigo certezas ni seguridades, algo que no se conoce no se puede ni vender ni aconsejar, solo se puede experimentar. Para ellos se necesita paciencia, se necesita un tiempo largo para adquirir los conocimientos necesarios, no es una carta ni buena ni mala, es una carta que marca el comienzo de una nueva etapa a nivel personal.
Es un camino que trae consigo riesgos, que trae pequeñas victorias y pequeñas derrotas. Vemos a la semilla antes de prosperar como un ser fuerte y protegido por su propia coraza, y para poder convertirse en una hermosa planta debe de romper esta protección para adentrarse en una tierra desconocida, pero como toda planta a no tener miedo, porque en el crecimiento lo que se pierde es sólo lo que no sirve, en la experiencia es todo siempre ganancia.
Al igual que la semilla sigue a la luz que enciende tu vida, el camino del hombre es un camino muy arduo y el valor es una cuota sumamente necesaria para el crecimiento de cada individuo, sin esta semilla de coraje uno está condenado a la derrota del estancamiento, anímese a recibir el calor, anímese a moverse y seguir hacia su camino para su propia realización. Queda claro el mensaje de aliento desde esta carta del Tarot de Osho, es la carta que marca un comienzo y un correspondiente final, sigue el hilo conductivo de su crecimiento y demuestra esa fortaleza que se esconde en su interior.

9.      Soledad: La soledad no es más que presencia de uno mismo, no es más que el momento consigo mismo, la soledad no es un concepto negativo sino por lo contrario un momento sumamente necesario para poder repasar los aprendizajes, para elegir los pensamientos, para disfrutar del crecimiento.Nunca digas me siento solo, porque eso no es cierto, libérate de ese sentimiento desolado y sumamente negativo, aprovecha este momento contigo mismo para poder hacer notar tu presencia, el universo no sería tal como es si tu no estuvieras, no derroches el potencial de tu ser y no olvides la realidad de las consecuencias que se producen a través de tus actos, no menosprecies tus acciones y no permitas perder tus oportunidades ya que el tiempo es tiempo y la positividad es algo que se necesita para contrarrestar la negatividad.
Siempre es mucho más facil cerrar los ojos que actuar, pero el actuar como toda acción trae una recompensa, y lo que resulta más difícil termina siendo lo que más se valora, así es nuestra naturaleza y así será siempre nuestra realidad.
Es verdad que cuando uno adquiere mucho la importancia de alguien y se va uno encuentra este sentimiento de vacío, como lo sabemos cada cual es único y nadie va a poder reemplazar a nadie, pero es también verdad que todo tiene un ciclo, que todo está en movimiento, y que nunca nada es igual a nada, entonces sigue adelante y ve por aquellas cosas que no conoces, en la naturaleza de todos está la satisfacción constante hacia una búsqueda sin final, a todos nos gusta lo mismo y es la realidad de sentirse pleno por la adquisición de conocimientos. Cuando esta carta aprovecha este momento, párate frente al espejo y habla contigo mismo, observa lo bello que eres, y deja volar a quien tenga que volar.

10.      Renacimiento  En el Zen, tú vienes de la nada y estás yendo a la nada. Tú estás en el aquí, ahora. Ni vas ni vienes. Todo pasa a través tuyo: tu conciencia lo refleja pero no se identifica. Esta carta describe la evolución de la conciencia, tal como lo desarrolla Friedrich Nietzsche en su libro, "Así habló Zaratustra". En él habla de tres niveles: el camello, el león y el niño. El camello está adormecido, es soso, conformista.
Vive engañado pensando que es la cumbre de una montaña, cuando en realidad está tan preocupado por la opinión de otros, que difícilmente tiene energía propia. Emergiendo del camello está el león. Cuando nos damos cuenta de que hemos estado desperdiciando la vida, empezamos a decir no a las demandas de otros. Nos salimos de la multitud, solos y orgullosos, rugiendo nuestra verdad. Pero este no es el final. Al final emerge el niño; no es rebelde ni conformista sino inocente, espontáneo y acorde con su propio ser. Sea cual sea el espacio en el que estás ahora mismo: soñoliento y deprimido, o rugiente y rebelde, sé consciente de que esto se transforma en algo nuevo, si lo permites.
Es una época de crecimiento y cambio. Esta carta es una carta que, en una tirada de Tarot, anuncia momentos nuevos, momentos de cambio, momentos en donde la aceptación y el crecimiento serán ampliamente garantizados. Ahora es momento de que te aferres a la naturaleza y a la meditación para encontrar la tranquilidad que lleve a la seguridad en los momentos de elección.

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG