Dolce & Gabanna y el Tarot

Dolce & Gabbana es una de las firmas más reconocidas a nivel mundial y ahora ha llegado a España una nueva línea de fragancias para hombres y mujeres. D&G es una línea muy interesante, ya que los nombres y números que tiene cada uno de los perfumes han sido asignados de acuerdo a una carta del tarot. Así tenemos cinco perfumes que, a su vez, son representados por cinco personajes famosos y semidesnudos fotografiados por Mario Testino.

Esta línea está basada concretamente en cinco cartas de los Arcanos Mayores del Tarot, con la idea de encontrar la esencia de la personalidad del usuario. Los 5, aunque no lo parezca son unisex, pero obviamente algunos están más destinados a los hombres que a las mujeres. Pero la marca no ha querido ponerle una etiqueta a cada uno y prefiere que seamos nosotros mismos quienes nos decantemos por uno u otro.

Todos poseen un aroma especial e inconfundible que le asocia o relaciona con la carta a la que va referido. Según lo declarado por los propios diseñadores esta línea de perfumes se ha creado “a imagen del célebre y misterioso juego del Tarot de Marsella, cada frasco lleva el nombre y el número de la figura que lo ha inspirado”.

Los nombres de los perfumes son: Le Bateleur 1, L’Imperatrice 3, L’Amoureaux 6, La Roue de la Fortune 10 y La Lune 18. Un tiempo más tarde, aparecieron más fragancias, entre ellas: 11, La Force (La Fortaleza), y Le Fou (El Loco). 

Le Bateleur: Representado por la carta de El Mago, es una mezcla de notas acuáticas, cedro y vetiver. Huele a bergamota, pimienta rosa y bayas de enebro, enraizada en el cardamomo, hojas de abedul, madera y almizcle. Es una esencia perfecta para el hombre fuerte que consigue lo que quiere. El mago es una persona con un corazón abierto, un romántico incurable que es intensamente deseado por otros ya que el Mago es una carta  de inmenso poder personal, y muchos encuentran poder de seducción. Es  un romántico incurable que es intensamente deseado por otros, es decir “un seductor”.

L'Imperatrice: Asociada a la carta de La Emperatriz, Arcano Mayor número 3 del Tarot de Marsella. Simboliza la fertilidad, la fuerza femenina y la creatividad. Huele a grosella ruibarbo, rojo y kiwi, con un corazón floral, profundizada por el sándalo, almizcle y pomelo. La Emperatriz es una estrella magnética, enérgica que representa a la Madre Universal, a la mujer carismática, de carácter fuerte y con mucho poder para llamar la atención. Simboliza una persona con un gran poder y fuerza de carácter. Se la asocia con la explosión de vitalidad de la adolescencia, en que se descubre la potencia sexual y la situación de uno en el mundo.

L'Amoureux: Esta fragancia inspirada en la carta de Los Enamorados representa al hombre deseado y noble. Huele a cardamomo y bayas de enebro, con una base de vetiver y cedro blanco. Los enamorados es una carta que se inclina hacia el amor y el romance, el completarse y el alcanzar la paz, una unión armónica de opuestos. Representa también, la posibilidad de vernos enfrentados ante una elección, pero una elección que realmente ya ha sido elegida por el destino. Esta carta nos habla del inicio de una relación, las primeras jornadas de amor, la lucha entre el amor platónico y la lujuria, la seducción y la tentación y simboliza al hombre encantador que es provocativo, ingenioso y apasionado, pero también una persona llena de recursos, y muy a la moda.

La Lune: En homenaje a la carta del mismo nombre, representa las fuerzas ocultas, el lado oscuro y el misterio. Huele a lirio, nardo mezclado con almizcle, sándalo y cuero. Con notas altas de bergamota y manzana. Es una fragancia muy femenina, ideal para la mujer enigmática y muy sensual. La carta de La Luna, arcano número 18 en el Tarot de Marsella, representa el subconsciente, el reino de los sueños, los temores, los recuerdos, todo pensamiento no conectado con el aquí y ahora.  Nos habla de alguien en contacto con su lado creativo, un espíritu libre, seductor y etéreo, radiante, sugerente y misterioso. Simboliza frente a su propia sombra, sus peores temores que se ocultan en el interior.

La Roue de la Fortune: Inspirada en la carta de La Ruleta de la Fortuna  inspira la buena suerte, los sucesos inesperados, el fin de un ciclo y el comienzo de otro. Huele  piña y notas verdes con nardo, gardenia y jazmín, y una base de pachulí, vainilla y lirio. La carta de La Rueda de la Fortuna representa los ciclos de la vida, giros inesperados de la fortuna, para bien o para mal, así como la noción de que todas las cosas deben ocurrir a su debido tiempo. Refleja el carácter creativo, experimental, de estilo libre, nervioso. Simboliza la suerte y el cambio. Es para las personas aventureras, jugadores, dicen los diseñadores, que disfrutan con las sorpresas y tirando los dados del juego de la vida.

La Force: Está inspirada en la carta número 11 del Tarot de Marsella, y está dedicada a hombres a los que nada les parece imposible. Fue la sexta de la colección, apartándose de las cinco iniciales consideradas unisex, ésta es para uso masculino. Huele en sus notas de cabeza a cardamomo, canela y  pimienta. Seguidamente aparecen sus notas de corazón, donde la nuez moscada, el heliotropo y el ciprés son sus protagonistas. Por último, sus notas de fondo se componen de la madera de sándalo, la vainilla y la alcaravea. La Fortaleza, representa en el tarot la moderación y la justicia. El significado más moderno de esta carta nos habla de disciplina, dominación, coraje, energía y determinación. Su representación es un león y una mujer. Un significado más profundo nos habla de que La Fuerza representa la lucha interna de todo humano. Dedicada a hombres que buscan con firmeza su futuro.

Le Fou: Inspirada en la figura del tarot de El Loco tiene un fuerte carácter. Esta fragancia encarna la provocación y se adapta muy bien a un temperamento imprevisible. Desvela en sus notas de cabeza efluvios de bergamota, de cilantro, y de violeta. El corazón de la fragancia mezcla el coñac, la ginebra y el cardamomo. En notas de fondo encontramos notas amaderadas, pan de jengibre, y de haba tonka. El Loco corresponde a la carta número 21 del Tarot de Marsella y para él la vida es un juego. La finalidad de todo juego es divertirse. Podemos aprender jugando. Necesitamos hacer cosas nuevas en la vida. Necesitamos ensanchar nuestras fronteras. Por ello esta carta representa la espontaneidad, provocación y el temperamento. Este es un perfume especial pensado para hombres impredecibles y con un punto de locura.

Los tres Arcanos del amor