viernes, 10 de mayo de 2013

El tarot como terapia emocional II Parte

La Tarot Terapia es una excelente herramienta para poder proyectar, identificar, comunicar y aceptar situaciones y emociones que el consultante sabe que existen pero no puede explicar. Las figuras de los diferentes tipos de tarot son representativas de los aspectos de vida que todos vivimos en algún momento.

Y basándonos en que la proyección es una de las formas más comunes de relacionarnos con nuestro entorno, la tarot terapia se vuelve un excelente método terapéutico para tomar conciencia y responsabilidad de nuestra vida. La terapia con las cartas del tarot se realiza en una única sesión, en la misma encontramos los instrumentos que nos ayudarán a enfrentarnos buscando la solución de los problemas, no existen aquí ni rápidas ni fáciles soluciones. Las respuestas a los problemas también vienen a través de las cartas mismas, actuando como refuerzo a las preguntas de los pacientes.

En una sesión de Tarot Terapia, el consultante puede ver el perfil que muestra su tendencia energética en ese momento, puede preguntar sobre situaciones, personas, emociones y aspectos de su vida, identificar sus temores y conocer las opciones que tiene para cambiar su realidad a corto y largo plazo.

Es común que nos aproximemos a una consulta de Tarot, esperando predicciones mágicas que nos anuncien cambios venturosos para nuestro futuro. Pero el verdadero sentido de la “adivinación” consiste en aprender que somos el resultado de todo aquello que pensamos, decimos, actuamos y omitimos. No somos “juguetes del destino”.

En nuestras manos está el poder de crear la vida que sentimos que merecemos vivir, si tan solo tomamos la decisión de hacerlo.Aquí os ofrezco unas indicaciones sobre el trabajo terapéutico que  puede realizarse a través de los Arcanos Mayores del Tarot:

EL COLGADO: Ejercicios de contemplación interior y exterior. Entrega, reflexión y aceptación. Cooperación. Trabajo sobre los propios límites sin queja.
LA MUERTE: Terapias de ruptura con el pasado, integración con el presente, definición y desapego.  Renovación de actitudes con determinación ante los cambios.
LA TEMPLANZA: Terapias de balance emocional y confianza personal. Trabajo de empatia y compatibilidad, temores, timidez, compasión, compresión y terapias del perdón.
EL DIABLO: Terapias anti estrés, de interrelación a través de la mirada focalizada. Control de la ansiedad. Trabajo sobre adicciones y dependencias. Revisión de necesidades. Observación personal de poderes, fortalezas y debilidades.
LA TORRE: Terapias de sonido y mantras. Trabajos con el factor estructural y de transformación. Conciencia de sensaciones internas, control de la agresividad e impulsos iracundos.
LA ESTRELLA: Hidroterapias, relajación creatividad, imaginación y visualización de objetivos. Reconocimiento, esperanza y fe.
LA LUNA: Terapias oníricas, percepción, intuición, sensorialidad y biorritmo. Trabajo con el lenguaje subconsciente.
EL SOL: Terapias de estimulación creativa, expresión artística. Trabajo de cualidades, valoración y prosperidad. Interrelación afectiva y efectiva.
EL JUICIO: Terapias grupales, conciencia colectiva. Comunicación masiva. Trabajos conceptuales.
EL MUNDO: Trabajo de integración, meditación panorámica, expansión de fronteras, conciencia ecológica, integración a la naturaleza personal y global, nutrición.

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG